III Jornadas FACE Joven – Noviembre 2016

Las jornadas FACE Joven son un evento que organiza FACE cada dos años, para mantenernos informados, hacernos hablar y debatir sobre nuestra condición, reunirnos con los que ya son nuestros amigos y pasar un día genial!

 

Para ello, acudimos una vez más a la sede de la fundación ONCE. Donde desde las 9:30h ya nos estaban esperando los organizadores con las acreditaciones y toda la documentación que tenían para nosotros.

 

Acto seguido, empezamos la jornada con las charlas: primero, con la de María Caballero (Nutricionista y Delegada de FACE Joven de la Asociación de Celiacos de Aragón) y María Van-der Hofstadt (Farmacéutica, Secretaria de FACE y FACE Joven), que hicieron una ponencia sobre las verdades y mentiras que hay alrededor de la dieta sin gluten, que sin duda fue muy interesante, porque todos hemos oído eso de “soy celiaco pero poco” o lo de “la nieta celiaca del dueño de Mercadona”. “Las Marías” desmontaron mitos de ese tipo y nos enseñaron muchas cosas más, porque siempre hay cosas nuevas, avances y cambios que como celiacos debemos de saber así como aprovechar la ocasión para resolver dudas que fueron surgiendo tras escucharlas.

 

Al finalizar, tuvimos una pausa para el café, donde pudimos probar muchos productos de hornos artesanos de Madrid que colaboraron con FACE Joven para ese día, como palmeritas, cupcakes, galletas, bizcochos,… (sin duda, otra de las cosas buenas que tienen estas jornadas es la cantidad de comida que hay, toda buenísima, y ¡sin miedo a la contaminación cruzada!).

A continuación, realizamos un taller de cocina con Mateo Sierra (Chef celiaco que seguro que todos conocéis). Que se centró en enseñarnos varias recetas de pan, personalmente, me pareció muy interesante y didáctico, ya que nos enseñó muchas cosas sobre cocina y nos dio unos cuantos consejos para hacer pan o brioche (que, la verdad, siempre van muy bien, porque en casa, ¡no soy capaz de hacer pan y que me salga bueno!). Además de que es una suerte poder aprender de la mano de un experto como él que resolvió las dudas de todos encantado y nos hizo participar durante todo el proceso.

 

Después del taller con Mateo, llego el momento de comer (más), los organizadores nos habían preparado una estupenda comida con pizzas, ensaladillas, y muchísimos más productos (ahora salados) que probar. En cuanto acabamos, continuamos con las ponencias. Fue el turno de Sergi Gordillo quien nos explicó los nuevos avances en la monitorización de la dieta sin gluten basándose en los GIPS, y como funciona eso a niveles internos que nosotros desconocemos  y de Santiago Alberich, viajero incansable, que nos contó todas sus aventuras en los diferentes países en los que ha estado (y, creerme, no son pocos). Transmitiéndonos en todo momento que una alergia o intolerancia (o varias a la vez) no son ningún impedimento para hacer lo que realmente nos gusta, para viajar, para conocer mundo, para tener nuevas experiencias, pero que es muy importante que no nos olvidemos de meter en la maleta nuestras “Celiac travel card” y el sentido común.

 

Después de escuchar a Santi, era el momento de merendar, una fantástica degustación de la mano de Celicioso, y cuando acabamos, seguimos para empezar la recta final del día con la charla de la Dra. Izaskun Martín-Cabrejas, que nos explicó cómo se trabaja en FACE la restauración y cómo funcionan los convenios que se establecen con las franquicias, qué se les exige y porqué hay que llevar tanto cuidado con la información que encontramos en algunas webs y aplicaciones. Para terminar el día; Juan Carlos García, “Juanky” (Presidente de FACE Joven), nos habló de CYE (Coeliac Youth of Europe), como funciona, los proyectos que tienen, y por supuesto, el Summer Camp que será en Alicante el verano próximo.

Finalmente, nos fuimos a cenar todos juntos a La Mafia se Sienta a la Mesa, para probar su oferta sin gluten ya que es uno de los últimos convenios que ha firmado FACE y, por supuesto, los que quisimos nos fuimos a disfrutar de una noche de fiesta por la capital.

 

En mi opinión, considero que estas jornadas son geniales, aprendes muchísimo, te enteras de las últimas novedades, compartes experiencias y además conoces gente, haces amigos, y te reencuentras  con otros (ya que algunos ya hemos ido a varias jornadas o convivencias y hemos hecho grandes amistades a las que siempre da mucho gusto volver a ver) y, como decimos siempre, por la comida, ya que tenemos una gran variedad de productos que a veces son difíciles de conseguir, y lo mejor es que no nos tenemos que preocupar por la contaminación, ni por llevar algo encima “por si acaso” y no somos diferentes al resto a la hora de comer.

 

En resumen, tanto las jornadas como las convivencias organizadas son una gran oportunidad para los jóvenes celiacos, ¡son el marco ideal para hacer buenos amigos, aprender sobre celiaquía y disfrutar compartiendo la comida!

 

Nerea Sales Balaguer