Comida sin gluten en las universidades

FACE Joven trabaja para sensibilizar a las universidades públicas españolas sobre la necesidad de disponer de menús sin gluten en sus facultades.

 

El 87% de los jóvenes que estudian o trabajan en universidades españolas no disponen de menús sin gluten seguros para su salud.

El pasado mes de junio la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, abrió una queja de oficio dirigida a las universidades de Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén, Málaga, y Sevilla para conocer cuál es la situación en los comedores universitarios en relación con una oferta específica para personas con enfermedad celiaca tras las quejas de los estudiantes.

 

Tras esto desde FACE Joven retomamos un proyecto en el que llevamos muchos años trabajando, y que busca sensibilizar a las Universidades en este sentido. Para ello, transmitimos nuestra preocupación a través de las oficinas del defensor del pueblo de las distintas autonomías (este organismo no existe en todas) y también a nivel nacional.

 

En este momento a través de nuestras delegadas la consulta se ha realizado en La Rioja, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha, Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Madrid, Extremadura y Aragón. Siendo a día de hoy Castilla y León la única comunidad autónoma de la que hemos recibido una respuesta alentadora ya que admite a trámite nuestra inquietud e inicia las investigaciones pertinentes. Por el contrario, el resto nos han transmitido que debemos dirigirnos a las universidades directamente, o bien a la consejería competente en materia de educación o sanidad. Es por este motivo por el que hemos escrito al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, para solicitarle al Ministro en funciones, D. Pedro Duque, una reunión en la que poder exponerle la situación personalmente.

 

Al mismo tiempo, de forma paralela a todo esto y con el objetivo de conocer mejor la situación a la que nos enfrentamos, a través de nuestras redes sociales decidimos abrir una encuesta sobre si disponían o no de opciones en sus centros de estudios y en caso afirmativo o negativo animamos a los jóvenes celiacos a compartir sus experiencias. La respuesta de nuestros seguidores ha sido abrumadora y los resultados son interesantes, ya que el 87% de las personas que participaron asegura que no dispone de opciones seguras en su centro de estudios. Y en lo relativo a las experiencias, lo más demandado es tener una opción disponible distinta a las patatas de bolsa de las máquinas de vending o la posibilidad de que les aseguren algo sencillo a la plancha sin contaminación cruzada.

 

Comentarios como: “cualquier elaboración que de forma natural no tenga gluten, sin contaminar estaría bien”, “opciones sencillas sin contaminar, por favor”, “comidas sin mucha manipulación, sencillo para ellos y seguro para nosotros”, “etiquetar platos como sin gluten y caras de póker al preguntar por la contaminación, no sirve”, “alguna opción para comer y no tener que llevar siempre la comida”, “algún plato en el menú que sea sin gluten para comer cuando se te hace tarde en la uni” son de las más repetidas entre las más de 100 personas que interactuaron y participaron en esta acción a través de las redes sociales, seguidas de cerca por la solicitud de que haya disponibles bocadillos y tostadas sin gluten, ya que a todos (también a los celiacos) nos gusta compartir ratitos de cafetería con compañeros entre clases o en los descansos durante jornadas intensivas de estudio.

 

En definitiva, durante los años universitarios, los estudiantes pasan más de seis horas al día en la universidad y es una pena que únicamente el 13% de los estudiantes disponga de opciones que le permitan quedarse a comer con tranquilidad en su centro de estudios.

 

Qué solo unos pocos puedan improvisar o solucionar la situación si se les hace tarde por el motivo que sea. Para rendir académicamente es fundamental tener una buena alimentación y desde los centros de estudios, deberían fomentar que todos los alumnos tuvieran acceso a la misma, también aquellos que tienen unas necesidades alimentarias especiales por motivos de salud.