Pan

Pan de quinoa con nueces y anacardos

Autor: Alicia Sierra Ballarín

Ingredientes

  • 125 gr de harina sin gluten (Naturinprover)
  • 125 gr de harina sin gluten con semillas (Naturinprover)
  • 120 gr de harina integral de quínoa
  • 300 gr de agua
  • 50 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharilla de levadura de panadería seca
  • 1 puñado de nueces y anacardos

Elaboración

Uno lleva 1 huevo y 180-190 ml de agua o leche(depende de la humedad de tu cocina).
Otro lleva 50 gr gel de lino, cucharadita de lecitina de soja y 180-190 ml agua o leche(depende de la humedad de tu cocina).

  1. Dejáis reposar la masa hasta que doble el volumen.(o meterla en la nevera una noche, lo que prefiráis).
  2. Desgasificáis con las manos enceitadas, hacemos un rulo y cortamos en 3-4 porciones. Boleamos (metiendo los picos hacia adentro y dejando la masa redondita). Tapamos con film o un trapo y reposamos en lugar templado hasta que vuelva a doblar el volumen. Pintamos con agua o con huevo batido.
  3. Horneamos a 180-190º unos 25-30 minutos.

Pan de hamburguesa (sin mixes comerciales)

Autor: Javier Álvarez Aparicio, del blog Cocina Fácil sin gluten

Ingredientes

  • 100 g maizena
  • 50 g fécula de patata
  • 50 g mandioca (da igual que sea dulce o agrio)
  • 50g harina proteica(arroz, sarraceno, teff, castaña…)
  • 1 cucharadita psyllium marca apta
  • 1 puntita de xantana
  • 1 cucharadita de levadura seca
  • Una pizca de sal
  • 25-30 ml aceite

Elaboración

  1. Calentamos el agua hasta que este tibia, a unos 35oC. Le añadimos la levadura y la incorporamos bien junto con el aceite.
  2. Mezclamos las harinas, los frutos secos algo machacados y la mezcla que hemos hecho antes.
  3. Amasamos Durante unos 15 minutos y dejamos reposar 1 hora en el molde (que debemos enharinar previamente) donde lo vayamos a hornear en un sitio tibio.
  4. Precalentamos el horno a 150oC. Pasado el tiempo de fermentado lo introducimos en el horno a esta misma temperatura durante una hora y luego le subimos a 180aC una media hora más.
  5. Apagamos el horno y con cuidado lo sacamos del molde y lo introducimos en el horno para que notemos que la corteza se ha quedado seca.
  6. Una vez frio ya se puede comer y es recomendable para los desayunos, aunque para cualquier hora del día es un acompañamiento sanísimo y con mucho sabor.